| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  21
  de septiembre de 2017
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 

APORTACIONES 

 

Añadir aportación
Por: Carlos Gastini 10/01/2013

  
Cari   amici:
Hoy,   recién   acabadas   las   celebraciones   navideñas,   con   el   broche   final   de   la   tan   esperada   visita   de   SS.   MM.   Los   Reyes   Magos   de   Oriente,   no   puedo   resistir   la   tentación   de   compartir   con   todos   vosotros,   una   fantástica   experiencia   que   tuve   el   privilegio   de   contemplar   durante   la   misma.
Un   buen   amigo,   me   sugirió:   “Es   la   fuerza   de   la   ilusión   arrancando   admiración...”
Como   todos   los   años,   Melchor,   Gaspar   y   Baltasar,   se   han   prodigado   en   besos,   abrazos,   saludos,   sonrisas   y   guiños,   haciendo   que   todos   los   que   se   acercaban   a   ellos,   volviesen   a   revivir   (al   menos   por   unos   instantes)   aquella   vieja   ilusión   que   nos   hacía   cerrar   los   ojos   la   noche   del   5   de   Enero,   con   la   mayor   de   las   fuerzas,   así   como   la   tensión   por   adivinar   sobre   el   asfalto   el   resonar   del   pausado   caminar   de   sus   camellos,   entremezclados   con   atisbos   de   voces   lejanas,   que   nos   hacían   intuir   la   proximidad   de   su   llegada   cargada   de   los   más   ansiados   regalos.
Como   no   podía   seguir   el   quehacer   de   los   tres,   decidí   fijarme   en   uno   de   ellos,   en   concreto   Baltasar,   el   cual   y   dado   el   color   negro   de   su   piel,   podría   levantar   las   mayores   de   las   admiraciones   o   de   los   recelos...
Y   así   fue.   Haber   hubo   de   todo,   lo   que   me   permitió   contemplarlo   en   “faena”,   aunque   evidentemente   lo   que   más:   caras   de   alegría   por   poderlo   saludar,   abrazar   y   besar...,   pero   ya   digo,   también   alguna   que   otra   lagrimita...
Después   de   muchas   horas   de   atender   a   niños   y   mayores,   su   semblante   seguía   reflejando   la   mayor   de   las   sonrisas,   y   es   que   su   Majestad   ante   todo,   ERA   FELIZ...,   no   le   importaba   que   le   esperase   una   multitudinaria   Cabalgata   de   más   de   5   horas,   ni   que   miles   de   niños   le   esperasen   nuevamente   a   su   conclusión   para   saludarlo,   ni   tan   siquiera   el   arduo   trabajo   de   ir   casa   por   casa   cumpliendo   los   sueños   a   él   confiados   en   innumerables   cartas,      simplemente   ERA   FELIZ...
Pues   bien,   en   medio   de   todo   el   alboroto   que   despierta   su   simple   presencia,   en   un   momento   concreto   durante   la   tarde,   se   detuvo.   Miró   con   la   mayor   de   la   ternura   hacia   abajo   descubriendo   entre   un   mar   de   manos   y   piernas   los   ojos   brillantes   de   unas   niña   que   quería   decirle   algo...   se   agacho   hasta   ponerse   a   su   misma   altura   y   mantuvieron   una   corta   pero   seguro   intensa   conversación   al   oído,   que   seguro,   aquella   niña   difícilmente   podrá   olvidar...
En   ese   instante   me   vino   a   la   mente   los   patios   del   viejo   oratorio   de   Valdocco   y   por   un   momento   reviví   aquel   mismo   gesto   de   sencillez,   cariño   y   ternura,   por   medio   de   Juan   Bosco,   otro   “Mago   de   la   Vida”.  
Todavía   resuenan   en   mi   recuerdo,   sus   palabras   susurradas   que   infundían   la   fuerza   de   la   ilusión,   y   que   a   mi   como   a   tantos   otros,   arrancan   todavía   hoy,      admiración.
El   resto   de   la   tarde,   es   fácil   imaginarlo.   Como   todo   el   día:   Alegría,   música,   ilusión,   pinturas,   amor,   caramelos,…   y   tantos   otros   sentimientos   que   motivan   a   educar   desde   el   “ambiente”.   Porque   también   desde   el   ambiente   se   educa,   aunque   no   todos   sean   capaces   de   practicarlo...
Con   i   miei   migliore   auguri   per   questo   novo   anno   2013...
Saluti.


(0)


RINCÓN del PATIO

Si estás registrado puede contactar anónimamente.


EL CORAZÓN MÁS DISPUESTO “A PIE DE PATIO”

En nuestro estilo salesiano siempre hay unos momentos para acercarnos al salesiano o al educador/a con ese estilo. El momento más adecuado es cuando estamos en el patio. Ahí nuestro corazón está más dispuesto a las consultas o a las confidencias.

El salesiano entonces trata de escuchar como lo haría Don Bosco y responder como lo haría el santo educador.

Hoy día los asuntos a consultar no son –o tal vez, sí, ¿por qué no?- aquellos que te ocurrían cuando chico o chica, pero deseo responderte con parecida bondad como la que tenía Don Bosco.

FRANCESC


REFLEXIONES

Por: FRANCESC SOLER ALBA 30/03/2015
UN  LIBRO  BIBLIOTECA

  
Estimada  amiga  o  amigo:  Nos  referimos  a  un  libro  que  posiblemente  habrá  pocos  que  desconozcan,  la  Biblia.  Se  realizan  muchas  ediciones  de  este  conjunto  de  libros,  en  casi  todas  las  numerosas  lenguas  del  planeta.  Por  lo  cual  hay  muchas  de  ellas  muy  baratas.  Además,  estas  se  presentan  en  diversos  formatos  para  adaptarse  a  las  circunstancias  del  lector:  pequeñas  (para  llevarlas  en  los  viajes),  con  preciosas  introducciones  (que  nos  ayudan  a  comprender  cada  libro),  con  letras  de  gran  tamaño  (para  quienes  tienen  problemas  de  visión),  en  Braille,  artísticas,  con  grabados,    ilustraciones  y  fotografías…

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  UNSOPLOENELCOGOTE.BLOGSPOT.COM


• leer más...
(0)


NOTICIAS

"TRADICIÓN Y ANCLA". POR: FRANCESC SOLER ALBA
05/12/2013

  
Muy  de  madrugada,  sobre  las  arenas  de  la  playa  del  Mar  Mediterráneo,  se  recibe  el  soplo  frío  de  la  brisa  marina.  Se  ha  de  estar  bien  abrigado  para  contemplar  la  escena.  Los  personajes  están  también,  como  la  brisa,  en  movimiento:  Francesc  Cantó,  el  guardacostas,  monta  su  vigilancia  cabalgando  a  lomos  del  caballo,  mientras  avista  flotando  sobre  el  mar,  movido  por  las  olas,  algo  extraño.  Desmonta  el  vigilante  y  se  dirige  a  comprobar  más  detenidamente  lo  que  parece  ser  una  caja  o  urna  de  madera.  La  arrastra  a  la  arena.  Y  al  abrir  el  arca  contempla  con  enorme  sorpresa  una  imagen  de  la  Virgen  de  la  Asunción.  La  dedicatoria  escondida  allí  también  da  la  dirección  y  los  destinatarios  de  la  misma:  “Soy  para  Elche”.

A  partir  de  ese  momento,  el  fiel  guardacostas  se  apresta  a  cumplir  el  deseo  de  la  Señora.  Coloca  la  imagen  de  La  Virgen  María  sobre  una  carreta  tirada  por  una  yunta  de  bueyes  a  fin  de  dirigirse  a  donde  ha  querido  la  Virgen:  a  la  ciudad  de  las  palmeras.

El  camino  es  largo  y  hoy  día  lo  recorren  unos  cuantos  millares  de  personas,  que  acompañan  por  salinas,  juncos,  tierras,  campos  y  ciudad  a  su  patrona,  acompasando  su  marcha  al  paso  constante  de  los  bueyes.

Hay  una  parada  a  medio  camino:  Necesaria  para  reponer  fuerzas,  para  estrechar  amistades,  para  la  espontánea  convivencia  y  para  también  acercarse  a  la  carreta  parada,  donde  la  imagen  de  la  Virgen  de  la  Asunción  muestra  su  belleza,  reclinada  graciosamente  en  su  arca.  Ella  es  gracia,  es  caminante,  es  compañera  de  camino.

Después  del  alto,  la  patrona  continúa  su  andadura,  como  cuando  de  Nazaret  subió  a  Belén,  aclamada  de  cuando  en  cuando  con  ese  flechazo  de  Francesc  Cantó,  que  la  presenta  y  la  aclama:  -¡Viva  la  Virgen  de  la  Asunción!  -¡Viva!  –contesta  el  pueblo.

Una  imagen  encontrada  sobre  las  olas,  flotando  sobre  el  mar,  rescatada;  que  viene  en  rescate,  en  ayuda;  ancla  de  esperanza  para  toda  persona  que  se  quiera,  desde  su  regazo,  acercar  a  su  Hijo,  verdadero  Salvador  de  todos.

Tu  amigo,
Francesc
(1)

Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:2
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
20801 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379